Inicio / Ciencia y Salud / ¿El síndrome post-vacacional es un mito o una realidad? Técnicas para afrontar este estrés

¿El síndrome post-vacacional es un mito o una realidad? Técnicas para afrontar este estrés

¿El síndrome post-vacacional es un mito o una realidad?

Se acerca septiembre, el mes de la nueva temporada. Los estudios y el trabajo siempre presente en nuestras vidas, lo que puede afectar a nuestro estrés post-vacacional.



Seguro que empezarás a oír durante tus primeros días de vuelta a la rutina: tengo el “síndrome post-vacacional“, pero… ¿es un mito o una realidad? ¿Se trata de una invención o es algo que realmente existe y nos afecta?

Lo que hay de cierto en esto, es que aproximadamente,  el síndrome post-vacacional, afecta a 1 de cada 3 trabajadores.

Si ya nos incorporamos de vacaciones y todavía tenemos en nuestro trabajo una jornada intensiva de verano los efectos del síndrome post-vacacional serán menores.

Si nos incorporamos terminado agosto, ya en septiembre y con el curso escolar ya iniciado, el tráfico de las carreteras, la ciudad ya en marcha, etc. Todo eso hará que nos sea más complicada la adaptación.

Algo que se puede sacar en bueno, es que la mayoría de empresas no están al 100% de trabajo, puesto que ha transcurrido un periodo de poco trabajo. Por lo cual nuestra productividad no debería notarse de forma repentina y podamos trabajar sin mayor importancia.

Síntomas ¿Te afecta?

Sus efectos son muy relativos, se trata de un cuadro que puede generar estrés y fatiga. Todo ello derivado de una incorrecta adaptación al orden y la rutina debido a la vuelta de vacaciones.

Se agrava a medida el que tiempo de nuestras vacaciones y descanso disfrutado haya sido mayor. Ya que nos habremos acostumbrado a las vacaciones.



El síndrome post-vacacional puede ser identificado por:

  • Falta de energía o trastornos del sueño. Que se traduce en cansancio y dificultad para permanecer despierto en ciertos momentos del día.
  • Decaimiento psicológico que puede provocar una depresión leve. Notaremos una pérdida progresiva de algunas de nuestras cualidades, fuerza o de importancia que nos afectará ante una carga de trabajo.
  • Bajo estado anímico. Nos costará arrancar los primeros días.
  • Apatía. La falta de motivación y un poco de desinterés notaremos al principio.
  • Sensación de hastío, nos aburriremos mucho si hay poco por hacer.
  • Es posible notar ansiedad. Esta la notaremos y la percibiremos como si no fuésemos capaces de adaptarnos de nuevo al entorno laboral.
  • Recuperar la concentración será complicado, así que notaremos falta de paciencia para el desarrollo de nuestras actividades diarias y cotidianas.

Para ello lo ideal es utilizar las rutinas, para volver a adaptarnos lo antes posible a nuestro volumen de trabajo.

No se trata solo de rutinas laborales, sino también en nuestra vida diaria. Lo cierto es que en una semana deberíamos estar completamente adaptados, pero a las personas más inflexibles les podría costar un poco más.



Este síndrome puede cursar con una intensidad muy variable y de diferentes formas, lo cual puede dificultar su detección y agravar el cuadro de decaimiento en algunas personas.

Estos síntomas pueden durar varias semanas después de regresar al trabajo. Así que no debes dejar que te sobrepase y actuar con normalidad.

Consejos para afrontar este estrés post-vacacional

Como podemos haber notado, la causa del estrés post-vacacional es el disfrute que nos proporcionan las vacaciones y el romper de golpe con la rutina diaria.

Durante las vacaciones tenemos tiempo para disfrutar de la sensación de no tener que hacer nada, relajarnos y/o descansar. Por lo que se tiene más tiempo para reflexionar y evaluar nuestro día a día, si es favorable o insatisfecho.

El estrés post-vacacional está bastante relacionado con la sensación de volver al desequilibrio vital. A esa vida insatisfecha, en la que el trabajo no te satisface y de la que sientes que no puedes escapar.

Aunque fuera de excusas, la principal causa del estrés post-vacacional es que será mayor cuanta menor satisfacción tengamos en nuestro trabajo. Bien por que no nos guste realizar ciertas tareas, por la dinámica del mismo o por su contenido.



Cómo fomentar a los trabajadores para que superen el estrés post-vacacional

  • Celebra que la empresa vuelve a estar en funcionamiento

Hazles saber que tu empresa o tu trabajo no es lo mismo sin tu equipo de mando. Promueve un encuentro informal para que todos hablen de sus vacaciones, anécdotas y compartan en grupo sus experiencias satisfactorias.

  • Refuerza la visión global y objetivos de la empresa

Es conveniente tener una pequeña toma de contacto con el equipo para presentar una nueva visión global con los objetivos de la empresa. Revisemos los proyectos en marcha y los retos para este nuevo periodo, asegurando así que todos saben cuál es su responsabilidad.

  • Recuerda el sentido del trabajo

Para quiénes el trabajo da sentido a su vida, no habrá problema en su vuelta al trabajo. Por el contrario, para quienes trabajar sea como un martirio, no pienses mucho en eso, las vacaciones ya han pasado, concéntrate en el presente y mejorar cada día en tu trabajo.

  • No alargar las jornadas de trabajo del equipo innecesariamente

Muchas empresas tienen jornadas intensivas durante el mes de septiembre, algo que supone un cambio importante. Volverá el desánimo y la frustración. Pero para aquellos trabajos que no soporten un volumen alto de trabajo, el síndrome post-vacacional apenas se hará de notar.

  • Crea una buena atmósfera

Crear un buen ambiente de trabajo, en armonía y sintonía con los trabajadores y empresa será imprescindible para volver a comenzar con buen pie. Por lo que prevalecerá el optimismo.

CONCLUSIONES Y CONSEJOS

El regreso y la vuelta al trabajo o la rutina para muchos es difícil, pero para otros es más traumático y es a estos, a quien hay que apoyarles hasta que de alguna manera se vuelvan a adaptar con normalidad. Para que la productividad de cualquier tarea o trabajo realizado no se vea afectado negativamente.



Fuente:

¿El síndrome post-vacacional es un mito o una realidad? Se acerca septiembre, el mes de la nueva temporada. Los estudios y el trabajo siempre presente en nuestras vidas, lo que puede afectar a nuestro estrés post-vacacional. Seguro que empezarás a oír durante tus primeros días de vuelta a la rutina: tengo el "síndrome post-vacacional", pero... ¿es un mito o una realidad? ¿Se trata de una invención o es algo que realmente existe y nos afecta? Lo que hay de cierto en esto, es que aproximadamente,  el síndrome post-vacacional, afecta a 1 de cada 3 trabajadores. Si ya nos incorporamos de vacaciones…

Resumen de Reseña

Valoración inicial

Valoraciónes : 4.29 ( 104 Votos)

Un comentario

¡No olvides comentar!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Política de Privacidad

ACEPTAR
Aviso de cookies