Inicio / Ciencia y Salud / Somos más felices viajando que comprando bienes materiales

Somos más felices viajando que comprando bienes materiales

Somos más felices viajando que comprando bienes materiales, por lo menos eso es lo que afirma un estudio de la Universidad Estatal de San Francisco, Estados Unidos.



La clave de la felicidad radica en generar recuerdos en base a experiencias vividas y/o vivencias personales, así somos más felices y no comprando bienes materiales de manera compulsiva.

De ahí que el dinero no dé la felicidad, ahora está científicamente demostrado.

La ciencia lo encontró y lo demostró. La investigación que se publicó en el «Journal of Positive Psychology» afirma que la gratificación instantánea generada por adquirir objetos como ropa, zapatillas o joyas caras es únicamente pasajera.

Por el contrario, al crear experiencias únicas que perduren para siempre, que podamos recordar y comentar posteriormente, es la manera de estar invirtiendo a largo plazo en un futuro verdaderamente feliz.

Compramos cosas para ser felices, y tenemos éxito, pero solo por un tiempo. Las cosas nuevas son emocionantes para nosotros al principio, pero luego nos adaptamos a ellas.

Explica el investigador Thomas Gilovich, en las declaraciones recogidas por la versión digital del diario ‘Elite Daily‘.

Y es que el afán del consumismo es algo que nos pueda proporcionar un placer momentáneo. Como todos sabemos, el placer de realizar una adquisición que siempre hemos deseado es algo que muchos hemos experimentado y que no se suele recordar como algo emotivo.

El responsable de la investigación y profesor de psicología, el anteriormente mencionado Thomas Gilovich afirma que somos más felices si “somos la suma total de nuestras experiencias”.

rugren-es-post-16-11-07-imagen-3

Por eso, la felicidad no reside en los bienes materiales, puedes poseer muchos objetos o recursos, pero probablemente estos no te hagan feliz. Todo lo contrario sucede con los recuerdos, somos más felices recordando que comprando.

Puesto que todo se destruye o caduca con el paso del tiempo, el poseerlo todo no producirá una felicidad perecedera, sino momentánea. Los recuerdos no se pueden destruir y están llenos de vitalidad.




Somos más felices si nuestras mayores inversiones van destinadas a experiencias que crean recuerdos para toda la vida. Según el estudio, somos más felices añorando los recuerdos almacenados.

rugren-es-post-16-11-07-imagen-4

El psicoterapeuta César de la Hoz también nos da las claves por las que somos más felices.

1. Nuevas emociones (lo desconocido es estimulante)

Las experiencias vividas y por lo general los viajes, suelen ser apasionantes y quedan almacenados en nuestro recuerdo. Somos más felices cuando recuperamos ese recuerdo, ya que recuperamos esa emoción.

2. Romper con la rutina

Viajar hace que las preocupaciones y las tensiones se desvanezcan por un tiempo; te relajas, oxigenas tu mente, te diviertes y disfrutas del momento.

3. Compartir

Aquí, un viaje es algo que se puede compartir desde lo vivido, no desde el punto de vista material. Esta es una experiencia donde destacan las relaciones e intereses sociales.

Por el contrario, comprar es algo más autosuficiente e individualista.

“Enseñar nuestra última compra nunca tendrá el mismo poder de seducción que una buena historia contada por nosotros.”

4. Beneficios inmediatos

César de la Hoz nos dice: “Las compras muchas veces son de tipo compulsivo, no llevan una planificación previa y podemos abusar de ellas como un parche para sentirnos mejor.”

Si no hay control puede añadir estrés, incluso puede ser señal de la existencia de otros problemas. Esto se puede convertir en un trastorno si la forma de afrontar los problemas es a través de esta actividad, o si sustituye a otras actividades de ocio o sociales.

Planificar un viaje también produce beneficios inmediatos; mientras dedicamos nuestro tiempo a planear la aventura, nos relajamos y dejamos volar la imaginación pensando en lo que va a suceder, este proceso de visualización ya es de por sí beneficioso.

5. Dos prácticas, dos resultados

“El fin de un viaje es la búsqueda del bienestar; es algo pleno. El fin de una compra es rellenar de forma inmediata un vacío; es algo efímero”. Dijo César de la Hoz en el artículo de la vanguardia.

rugren-es-post-16-11-07-imagen-5

El artículo de cienciatoday nos recomienda que nos concentremos en lo que nos hace felices, no más populares.

En él nos cuenta que la sociedad está avanzando hacia un mundo en el que la apariencia parece ser más importante que la vida misma. La influencia que tiene la sociedad sobre nosotros es demasiado peligrosa y es que, sin darnos cuenta hace que deseemos cada vez más cosas que no necesitamos y queramos ir siempre a la última moda o tendencia, como por ejemplo desear smartphones, tablets, ordenadores, coches, ropa, videojuegos, etc. En este aspecto también influye la publicidad agresiva actual.

Por eso, formulate si eso es realmente lo que te hace feliz. A que ahora parece que este estudio está empezando a tener sentido.




Según el estudio, nos dice que las personas que viven constantemente una experiencia, con ganas de conocer nuevas prácticas y actividades que nunca antes habían practicado o que simplemente les hacen estar alegres, son mucho más felices que el resto de consumidores inmersos en un ciclo negativo de la sociedad.

rugren-es-post-16-11-07-imagen-6

Así que dejen de derrochar y malgastar el dinero en cosas que probablemente no necesiten y no le hagan feliz.

Todos seremos más felices si siguen mi consejo;

Sé feliz solo como tú sabes y pon esa cara de alegría cada día.” 🙂




Fuente:

Somos más felices viajando que comprando bienes materiales, por lo menos eso es lo que afirma un estudio de la Universidad Estatal de San Francisco, Estados Unidos. La clave de la felicidad radica en generar recuerdos en base a experiencias vividas y/o vivencias personales, así somos más felices y no comprando bienes materiales de manera compulsiva. De ahí que el dinero no dé la felicidad, ahora está científicamente demostrado. La ciencia lo encontró y lo demostró. La investigación que se publicó en el «Journal of Positive Psychology» afirma que la gratificación instantánea generada por adquirir objetos como ropa, zapatillas o joyas caras es únicamente…

Resumen de Reseña

Valoración inicial

Valoraciónes : 4.91 ( 428 Votos)

4 comentarios

  1. Por eso soy feliz, porque viajo mucho.

¡No olvides comentar!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Más información

ACEPTAR
Aviso de cookies